Inauguración del Pilar viejo

Imprimir

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Inauguracion de la restauración del Pilar viejo de ZafarrayaZafarraya 20 de septiembre de 2019

Tras concluir los trabajos de restauración, hoy se ha inaugurado la nueva imagen del Pilar viejo de Zafarraya.

 

Junto a la alcaldesa del municipio y diversos representantes de asociaciones y empresas del pueblo, el Presidente de la Diputación de Granada D. José Entrena, han dedicado unas palabras a poner de manifiesto lo importante que es para los municipios mantener su patrimonio y poner en valor elementos históricos relevantes.

La remodelación de la plaza del pilar ha consistido en la instalación de un nuevo suelo de "chino granaíno" y la construcción de unas jardineras y una fuente octogonal en piedra de Sierra Elvira de color gris.

Junto con la remodelación de la plaza del Pilar, también se ha arreglado la calle Unión del Llano con la creación de nuevos aparcamientos en hormigón prensado y reasfaltado así como la instalación de árboles decorativos.

 

 

Durante el acto se han leído varios textos en homenaje a  la figura del Pilar viejo, como el de Auxi Calderón que incluímos a continuación:

Ya era mayor cuando lo conocí, le faltaba algo más del lustro para cumplir los cien, pero a partir de ahí formó parte de mi vida, como formaba parte de la vida de mi nueva familia.

A lo largo de los años ha tenido varias y diferentes compañías, la primera que recuerdo es el kiosko, un voluminoso kiosko que el Pilar miraba de reojo sin saber bien a qué se dedicaba, los niños disfrutaban comprando chuches y los mayores tomando un cerveza fresquita.

Pero un día el kiosko desapareció y en su lugar un frondoso olmo ocupó su lugar.

El olmo creció y sus raíces empezaron a meterse con los bajos del Pilar, y a este no le hizo ninguna gracia, además en otoño sus hojas pululaban por todas partes.

Y apareció el olivo, un majestuoso olivo que le hizo buena compañía, sin embargo el Pilar se iba deteriorando poco a poco, y había que tomar medidas.

Cuando lo vemos ahora tan “reprimorosísimo” nos acordamos de sus años de constante vigilia, en verano con la garganta seca y en invierno con la nariz llena de carámbanos, pero siempre atento a quien llegaba desde Loja por la calle de Las Eras, desde El Almendral por Unión del Llano y desde la Entrada de Vélez para ver los viajeros de Granada o de La Axarquía.

Sus piedras gastadas han vivido de todo, desde el labrador saciando su sed, o el señorito sin otra misión que ver pasar la vida, o las mujeres recogiendo su agua para las necesidades domésticas, hasta los mayores buscando un poco de conversación sentados en su borde gastado de mil roces.

Como el resto de vecinos ha pasado buenos y malos momentos, y al igual que los vecinos necesitaba una renovación.

Sin perder su esencia, vuelve a lucir con encanto todas las leyendas que atesoran sus aguas.

Esperaba quizá a una mujer...


Estas son algunas de las imágenes del día.