Bicentenario de Zafarraya

Imprimir

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Este artículo consta de 6 páginas y multitud de fotos. Para verlo completo haz clic en Leer más, o en el título principal.

logo_bicentenario_web

Las primeras celebraciones del Bicentenario de Zafarraya han concluido con enorme éxito.

A pesar de las inclemencias del tiempo, la gran afluencia de visitantes ha propiciado que estas primeras celebraciones se hayan cerrado con unos datos muy positivos.

La lluvia deslució los actos programados para el primer día pero a pesar de ella, decenas de vecinos y visitantes acudieron hasta las carpas habilitadas tanto en el interior de la Iglesia Vieja, como en la Plaza de España, donde se ubicaron finalmente los puestos del mercadillo.{morfeo 28}


Las degustaciones de productos típicos del Llano han tenido mucha aceptación, destacando sobre todo, la de cordero ofrecida por la Asociación de criadores de la Raza Ovina Lojeña y la de choto del Llano que ha sido cocinada por miembros de la asociación de mayores (con muy buena mano, por cierto). La repostería tradicional en forma de roscos, caramelos de arropía, piononos y herraduras, han tenido su lugar también con excelentes críticas.

La cultura no ha faltado a esta cita y es que las exposiciones han estado "a reventar" los dos días en que han sido abiertas, tanto por la mañana, como por la tarde y se han recibido muy gratos comentarios sobre ellas. Además, la organización ha sido perfecta, teniendo que llegar incluso a controlar el aforo en la exposición de pintura de Conchi Quesada. Curiosos recuerdos, maquetas de las labores del campo, laboriosos trabajos de esparto y miniaturas, evocaron otras épocas y nos enseñaron una parte importante de la historia del pueblo.{morfeo 29}


Mención especial merece la exposición preparada por Francisco Guerrero, que además del importantísimo valor etnográfico expuesto, ha recibido las mejorables críticas por la laboriosidad, pulcritud y delicadeza con la que han sido expuestos una gran cantidad de enseres caseros y aperos de labranza utilizados desde tiempos inmemoriales y que como nota anecdótica ha tenido incluso a su perro, como parte integrante de una escena de trilla "como las de antes" que puede ser observar en las fotografías que acompañan a este artículo.

Los bailes populares, que la organización no pudo conseguir debido a la falta de cantantes "vivos" que pudieran acompañar a los bailaores, tuvo también su nota graciosa al presentarse varios espontáneos que al menos dieron una pincelada de este arte tradicional que se espera pueda ser recuperado en ediciones futuras. Los amigos de la púa, Antonio "Quillito", Paco "El Zurdo", José "Mariolo", y las hermanas Benavides, se arrancaron por fandangos del pueblo en una improvisada y voluntariosa escena de bailes que nos recordó que no hace mucho, teníamos en Zafarraya una panda de bailaores que llegó incluso a participar en los actos de la Copa del Mundo de esquí en Sierra Nevada en el año 1995.{morfeo 30}


De excelente podríamos calificar el pase de baile ofrecido por las jóvenes alumnas de Abraham Ortiz el domingo al mediodía, y que podría haber sido aún mejor de no ser por la carpa que cubría el escenario debido a la previsión de lluvias, que impidió disfrutar en su totalidad de la belleza del entorno formado por las ruinas de la Iglesia Vieja.

La tarde, reservada para los más peques, nos hizo recordar el sábado viejas historias del pueblo: La de la sima "toma y bebe" y la de la "Taramanta" ese curioso personaje dedicado a "asustar" a las mocitas en epoca de "novietes"... en la que, bueno, sobran las palabras, y que a través del guiñol fue interpretada magistralmente por los alumnos y alumnas del Colegio Público Enrique Tierno Galván dirigidos por sus profesores.

Gran éxito y participación tuvieron también los juegos tradicionales organizados por la Asociación de Padres y Madres de Alumnos que a buen seguro dejaron momentos inolvidables en muchos de los participantes: los más pequeños y los ¡no tan pequeños!. Juegos como la comba, la cuerda, las carreras de sacos, etc... hicieron disfrutar a "grandes y chicos" durante la mañana del domingo.{morfeo 31}


También resulto un enorme éxito, el concierto ofrecido por la rondalla de "Los amigos de la púa", que recordaron muchas canciones populares del pueblo y que recibieron incluso el elogio del cantante de Lombarda Íntimo, (grupo músical profesional, que interpreta canción tradicional andaluza) y que alentó a sus componentes a seguir con la tarea de recuperar y mantener las coplas y los cantes tradicionales de Zafarraya. La última parte de la actuación, fueron acompañados por mujeres de la Asociación de Mujeres Alvenza que también participan en el Coro Rociero de dicha asociación.

El broche final en la noche del sábado, corrió a cargo del antes mencionado grupo musical Lombarda Íntimo, que interpretó canciones tradicionales andaluzas y que consiguió la complicidad del público en diversas ocasiones y por supuesto el reconocimiento a su labor musico-cultural en forma de fuertes aplausos en cada tema y todo a pesar de no poder disfrutar al completo de las vistas y el embrujo de la Iglesia Vieja, que al igual que en el pase de baile del domingo, impedían las carpas instaladas para resguardar a los asistentes de la lluvia prevista para ese día.{morfeo 32}


Terminaron las actividades del sábado con una gran chocolatada acompañada de "pestiños" y roscos de pompa elaborados por voluntarios y voluntarias del pueblo y que nos permitió irnos a dormir "con la barriga llena".

Inauguración de los actos

También puede ser considerado un logro importante, la presencia en los actos de inauguración de la Consejera de Agricultura y Pesca Dª Clara Aguilera y del Delegado en Granada de dicha consejería D. Andrés Ruiz, que junto con el Excmo. Alcalde, José Miguel Muñoz y la Concejala de Cultura, Dª Sabrina Mateos dieron paso a las actividades programadas, bajo una incesante lluvia que no desmotivó precisamente a los allí presentes, que aguantaron los chaparrones guarecidos en las carpas instaladas por la organización, en un acto de improvisación y previsión de acontecimientos que dan fé del excelente trabajo desarrollado.

En resumen, a pesar de las adversidades salvadas por la falta de experiencia en la organización de este tipo de eventos, las críticas de cierto sector de la población al que posiblemente no se les haya sabido hacer llegar el sentido de estas celebraciones por parte de la organización, de la lluvia y de todos los problemas que ha supuesto esta primera celebración del Bicentenario de Zafarraya, podemos decir con total seguridad que han sido un rotundo éxito y que estamos impacientes por recibir los datos de participación y el balance final que la organización pretende hacer públicos para refrendar esta opinión, sin duda subjetiva, pero muy ajustada a los hechos.

Enhorabuena a la organización, a los voluntarios, a los patrocinadores y en general a todo el Pueblo de Zafarraya que ha apoyado esta iniciativa popular.{morfeo 33}

La iglesia nueva