Asociación de Mujeres ALVENZA

Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Campaña para el uso de un lenguaje no sexista.

La asociación de Mujeres del LLano de Zafarraya, ALVENZA, promueve una campaña para la utilización de un lenguaje no sexista, con el lema NOMBRA LO QUE SI EXISTE Y REPRESENTA EL 50% DE LA POBLACIÓN ... LAS MUJERES : ¡UTILIZA UN LENGUAJE NO SEXISTA!

Zafarraya, 27 de Abril de 2006.

Un lenguaje que nombra por igual a mujeres y hombres contribuye a la erradicación de la violencia de género, por ello te invitamos a utilizar el lenguaje no sexista.
"Un uso del lenguaje que represente a las mujeres y a los hombres y que nombra sus experiencias es un lenguaje sensato:

Sigue...


El lenguaje es una forma de representar el mundo y está en permanente cambio. Un lenguaje que no evolucione acabará por perecer. Cada vez que se dan nuevos cambios en la sociedad se introducen palabras nuevas para explicarlos como son, por ejemplo, las relacionadas con las nuevas tecnologías (software), las que se crean para denominar una nueva enfermedad (sida) o las que surgen desde el momento en que una mujer accede a determinados cargos (ministra).


Además de estos cambios, actualmente, se está dando una concienciación de que la existencia de las mujeres debe ser nombrada, puesto que lo que no se nombra no existe. La falta de representación simbólica de las mujeres en la lengua podemos observarla en múltiples ocasiones en las que el uso del lenguaje las hace invisibles, generalmente, al utilizar el género gramatical masculino como genérico refiriéndose tanto a mujeres como a hombres y con la perpetuación de los estereotipos ligados al género. Por lo tanto, podemos afirmar, que por medio del lenguaje las mujeres también somos discriminadas.


A las mujeres hay que nombrarlas en femenino.


No es una repetición nombrar en masculino y en femenino cuando se representa a grupos mixtos. No duplicamos el lenguaje por el hecho de decir padres y madres, puesto que duplicar es hacer una copia igual a otra y este no es el caso. Decir la ciudadana y el ciudadano, no es una repetición. Como no es repetir decir amarillo, negro, rojo, verde. Cuando decimos colores nos estamos refiriendo a todos ellos, de la misma manera que cuando decimos la ciudadanía estamos nombrando al conjunto de las mujeres y de los hombres.


Una palabra no puede significar un algo o un todo que es diferente de lo que se nombra, y las mujeres y los hombres somos diferentes.



El conjunto de mujeres y hombres son las personas, pero la palabra “hombre” no representa a la mujer y se hace, por tanto necesario nombrarla. Ej. Si preguntamos a alguien que nos diga el nombre de niños u hombres famosos, seguramente no dirá ningún nombre de niña o mujer famosa. Concluyendo: el genérico masculino no incluye al femenino, ya que al decir niños u hombres pensamos en niños u hombres, con lo cual estamos excluyendo a las mujeres, no pensamos en ellas, y enviamos el mensaje de que no son importantes.


Si queremos avanzar en el camino de la efectiva igualdad entre mujeres y hombres debemos combatir la discriminación en el lenguaje.


Observar con mayor detenimiento las palabras que usamos, es una forma de reflexión y concienciación que nos ayudará en esta tarea de visibilizar tanto a mujeres como a hombres.


A continuación se expone una propuesta para combatir la discriminación en el lenguaje: